jueves, agosto 26, 2010

Trombón lanzallamas



Y no es ninguna metáfora. Es tan real como inútil e impactante.

No hay comentarios: